Es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. También se encarga de detectar posibles anomalías en la posición de los maxilares o dientes para remitir al ortodoncista  y de hacer un tratamiento restaurador en caso de necesitarlo.

El tratamiento restaurador principalmente se compone de tratar los traumatismos, usar selladores, que consiste en obturar levemente los surcos y fisuras de las piezas dentales sin apenas quitar material dental para evitar posibles caries, y en tratar las caries producidas y sus consecuencias.La principal diferencia entre la odontología habitual y la odontopediatría en el tratamiento de caries es la presencia de los dientes temporales o de leche en los niños.